domingo, 7 de febrero de 2010

Escritura práctica 2, Pasajes

Ante todo, quiero pedir disculpas por mi (no sé si notable o no) ausencia estos días por el blog. Sé que estoy actualizando con menos regularidad de la que antes era habitual. Y lo siento.

Últimamente estoy viviendo una serie de cambios que, yo diría, son solo a nivel mental, pero al ver que me atraso entiendo que también tienen sus consecuencias más allá de mi cerebrito. Resumen: estoy hiper distraída. Muuuy dispersa. Con muchas cosas en la cabeza y sin encontrar el detonador para que explote de una vez. Pero quiero que sepan que estoy, que sigo en esta Tierra de escritores a pesar de que, irónicamente, no escriba.

Y, por cierto, agradezco que ya seamos 120 los nativos. Y... acercándonos al cumpleaños del blog, ¿qué tal, eh?

Bueno, vamos al grano. Segunda entrada de esta sección (Escritura práctica) que, aparte de tener nombre de materia de secundaria también apunta hacia fines más o menos didácticos. La idea de la sección es dejarles consignas de escritura para que practiquen a partir de una idea ya dada.

Antes de dejarles la consigna, les recuerdo que si quieren pueden dejar ya sea en comentarios o por mail (escrituralandia@gmail.com o escrituralandia@hotmail.com ) alguna resolución que hayan hecho.

Escritura práctica 2: Pasajes

Bien. La idea que se me ocurrió para hoy es trabajar con pasajes de escenas, es decir, viendo cómo los autores hacen para trasladar al lector de una escena a otra.

Debo aclarar que pensé en este tema mientras leía la novela Septiembre de mi escritora favorita Rosamunde Pilcher. Hay varias razones por las que siento predilección por esta autora. Una es, justamente, su gran manejo de las escenas. Tiene una estupenda capacidad para envolverte en una escena y al siguiente capítulo (o quizás, al siguiente párrafo) envolverte en otra.

Les voy a dejar un ejemplo que me pareció muy original para traslardar a nuestros lectores de una escena a otra y ponerle adelante nuevos personajes y acciones. Luego, me gustaría que surgieran nuevos pasajes. La idea de siempre es jugar un poco con lo que ya está y escribir a partir de lo que se lee.

En el siguiente ejemplo, Pilcher logra pasarnos de una escena a otra a través del... teléfono. ¿No me creen? Lean, pues.

(le faltan algunas oraciones, para hacerlo más corto, pero traté de mantenerlo lo más posible)

"Pero Isobel, que ya tenía sobre el fuego la gran cacerola donde las moras se estaban cocinando lentamente, sabía que estallaría si no podía compartir sus maravillosas noticias con alguien, de manera que encontró tiempo para llamar a Violet. Al principio, nadie atendió en Pennyburn, así que colgó y llamó media hora después.
- Hola.
- Vi, habla Isobel.
- Ah, querida...
- ¿Estás ocupada?
- No, estoy sentada bebiendo algo.
- Pero Vi, son solo las cinco y media. ¿Te has dado a la bebida?
- Por un rato. He tenido el día más agotador de mi vida. Estuve dando vueltas con Lottie por Relkirk y la llevé a tomar el té. He realizado mi buena acción de la semana.
- Ya lo creo... Vi, ha pasado algo buenísimo. Lucilla habló desde Londres, llega mañana y trae a Pandora.
- ¿Trae a quién?
- A Pandora. Archie está feliz, que camina a cincuenta centímetros del suelo. Ven a almorzar el domingo y los verás a todos.
- Me encantará. Pero... Isobel, ¿por qué decidió venir de pronto? Me refiero a Pandora...
- No tengo ni idea. Lucilla dijo algo de la fiesta de los Steynton, pero me parece una explicación bastante pobre.
- Me pregunto cómo... cómo estará.
- Probablemente magnífica. Debo dejarte, Vi. Estoy haciendo jalea de moras y está a punto de hervir. Te veo el domingo.
- Muchas gracias. ¡Qué hermoso que...!
Pero las moras reclamaban a Isobel.
- Hasta luego, Vi -Y colgó.
Vi también colgó, se quitó los anteojos y se frotó los ojos cansados. Antes estaba cansada, pero las noticias de Isobel, transmitidas con tanta alegría, le dejaron la sensación de que la habían sitiado.
Se recostó en el sillón, cerró los ojos y deseó que Edie estuviese allí para poder confiarle sus pensamientos, discutirlos y recibir apoyo.
Pandora. Ahora tenía treinta y nueve años, pero Violet no la veía desde los dieciocho, y para ella seguía siendo la misma adolescente encantadora. Como alguien que ya hubiera muerto. Los que se morían no envejecían, quedaban en la memoria como habían sido alguna vez. Archie y Edmund habían madurado hasta llegar a la edad mediana, pero Pandora no.
Lo cual era ridículo. Todos envejecen a la misma velocidad, como la gente que en los aeropuertos es trasladada por la cinta transportadora.
Si se podía creer en lo que se decía, Pandora había vivido una vida que había sido de todo, menos tranquila y pacífica. La experiencia habría dejado su marca en líneas, arrugas y falta de brillo en su magnífico cabello. "

Fíjense cómo nos adentramos en los pensamientos de Violet cuando pocas líneas más arriba estábamos cocinando con Isobel.

Todo este tema refuerza lo que vimos en el anterior Escritura práctica con los cambios de narradores. Vean cómo la tercera persona también puede hablarnos desde la mente de los personajes y cómo nos da vuelta el escenario cada vez que se le da la gana.

Con esto que se me ocurrió llamar pasajes de escenas, les dejo una nueva consigna, que ya más que consigna tiene pinta de juego: pensemos en otras maneras de pasar de una escena a otra, de lo que está viviendo un personaje a lo que vive otro y escribamos pasajes a ver qué tal nos quedan.

Algunas opciones para ampliar la inspiración es que intenten pasar de escenas a través de:
  • el teléfono (como el ejemplo) u otro medio de comunicación como el mail, el fax, etc.
  • una compra en un negocio. Ej: pueden empezar narrando desde el vendedor y luego irse con algún cliente y narrar desde afuera.
  • un libro. Ej: pueden escribir sobre la persona que escribe y sobre la que lee a kilómetros de distancia aquello que el primero escribió.

Y esos me vienen a la mente ahora. Si se les ocurren otros, por favor, compartan sus pasajes.

Resumiendo: arrancamos con un personaje, viene el punto de unión con otro y terminamos enfocados en este segundo.

Como siempre, espero que les haya servido. Saludos, colegas.

P.D: Se van tachando los días para el primer cumple del blog. Se van tachando los días para renovar EscrituraLandia a lo grande.

Fuentes: De las imágenes, Google Imágenes. Del fragmento; Pilcher, Rosamunde. Septiembre. Emecé Editores S.A. Buenos Aires. 2001.

1 comentario:

oO Mariana Oo dijo...

Hola Rocío!

Que buena entrada, no me había puesto a pensar en eso, en esa transición de escenas, y es algo bien importante en un libro.
Estaré al pendiente de tu blogoversario y de lo que tienes preparado ^^

Saludos libelulosos!