martes, 7 de julio de 2009

El horrible y ¿necesario? miedo del escritor; la frasesilla de esta semana

Es una lástima no haber encontrado esta frase antes. Aunque como bien dije (modestia aparte) una vez, las palabras escritas y las que podamos escribir no llegan ni temprano ni tarde sino justamente cuando es el momento. Como los magos de El señor de los anillos. :)

Decía... en las entradas anteriores habíamos hablado del bloqueo y la angustia del escritor.
Y resulta que ahora, con esta frasesilla, descubro que los escritores sufrimos de otro padecimiento.
Pasen y lean.

"El término 'bloqueo del escritor'
es inapropiado. Lo
que se llama bloqueo
es casi siempre miedo."
Tom Wolfe, periodista y escritor estadounidense.
Si alguien tiene algo que negarle al señor Wolfe, es totalmente bienvenido/a con su opinión.
Por lo pronto, a mi me dejó sin palabras.

¿Que si creo que tiene razón?
Bueno... yo creo en la inspiración y en la ausencia de ella, pero el miedo está ahí, seguramente, reprimido.

Quizás las hojas en blanco sean como los perros, que perciben el miedo.

Pero, ¿miedo a qué?
Si supiera a qué le tengo miedo, dejaría de tenerlo.
Escritores/as: lo desconocido siempre aterra y sobre todo si sale de uno mismo. Aterra tanto como el hecho de expresar demasiado. Escribir puede resultar en un producto muy personal... quizás los escritores tenemos miedo de nostros mismos, de lo que podemos producir casi inconscientemente.

Pero lo importante ante los miedos no es saber cómo enfrentarlos ni tener la valentía para hacerlo (si fuera así tampoco los tendríamos). Lo esencial es aceptar que si desapararecen, vendrán otros y es así... porque querámoslo o no, somos humanos.

¿Y saben qué? Probablemente muchos de esos locos y amados personajes que hemos creado también lo sean.

Entonces, el miedo también puede ser inspirador, y por tanto, necesario.

Si no podemos contra ellos, unámosnos.
De todo, algo bueno saldrá.
ACLARACIÓN: Empezaré a poner en las entradas, la fuente de dónde saco lo que no escribo y hago yo para que quede aclarado. La frase la seleccioné de La pequeña gran enciclopedia del escritor y la imagen, como prácticamente todas las del blog, fue sacada de Google Imágenes.

10 comentarios:

Teo dijo...

El miedo...mi pan de cada dia. Todos los dias (y no exagero) hay un momento en el cual me detengo a pensar ¿que estoy haciendo? ¿en verdad puedo crear una historia? mi historia es tan ridicula, si te publican seguramente acumularas polvo...en fin, esos son algunos de los hermosos pensamientos que llegan a mi mente cuando pienso en mi obra y pensar eso me da miedo, miedo a que un dia renuncie a todo y deje alguna historia a la deriva, pero tambien supero mis miedos diarios, escribiendo diariamente porque una vez que me siento frente al teclado y me doy cuenta lo mucho que disfruto siendo el puente entre mis personajes y el "papel", todos los miedo desaparecen.

Con un nuevo dia, llegan nuevos miedos pero siempre tengo la alegria que mis personajes estaran alli conmigo, contandome su historia y yo como un niño pequeño la escuchare hasta el final o hasta que caia dormido, dejando atras los miedos o cualquier pensamiento negativo.

Saludos

Teo

Chule dijo...

Es raro, pero no siento miedo a la hora de escribir. Nervios sí, pero miedo no. A diferencia de Teo, no escribo pensando en qué les va a pasar a mis personajes el día que publiquen mi obra, porque no escribo para presentarla ante una editorial sino para ver "mi mundo" unos años después (por supuesto, si algún día me decido van a ver mi foto en los anaqueles de alguna librería de Callao :P). No, miedo no. ¿Miedo a equivocarme con una escena o un diálogo? Bendigo al que inventó el liquid paper :P Siempre está el volver atrás y releer, cambiar, borrar, agregar, arreglar...
Como dije más arriba, son los nervios quienes me invaden ante una hoja en blanco, en especial si es la primera. El sentimiento va desapareciendo a medida que avanzo, que veo crecer la historia, que veo actuar a mis personajes...
Miedo no, sino la maravilla ante lo desconocido. La ansiedad ante la aventura de escribir un nuevo capítulo.

Besos!

jimeneydas dijo...

No sé si superaré esa imagen de que las hojas en blanco y los perros perciben el miedo... Como corrector (de ensayos y artículos científicos, no de literatura), te puedo decir que siempre la primera página es la más difícil de arreglar, y muchas veces hay que rehacerla, quizá porque el escritor se apresuró en dejar atrás el blanco ominoso de su primera hoja.

Deigar dijo...

Hola chica! muy buena frase, a mi en particular me gusto. Pero todo depende de nuestros puntos de vista. Cada cabeza es un mundo.

Saludos. Cuidate!

Rocío dijo...

Hola Teo! :)

Bueno... no te sientas para nada mal. Me parece que es completamente normal que los escritores, y diría que las personas en general, sintamos miedo al futuro. A si podremos o no concluir con algo que empezamos.
Puede ser miedo y también, mucha ansiedad.

Creo que es genial que todos los días intentes enfrentarlos a través de la escritura y si tanto disfrutás al escribir, es indudable que lo transmitirás en tus obras por lo que, ya tenés la mitad del trabajo ganado. ;)
El problema estaría si no escribieras...

...o si escribieras todo mezclado. Ehhh, ehh, no sé por qué me doy por aludida con esto último. -.-
jajaja..

Saludos!,
Rocío.

Rocío dijo...

Hola Chule!

Qué bueno que no sientas miedo.
En cuanto a los nervios...sí, totalmente, también están ahí.
Y quizás también sea bueno, ¿no? Pueden motivar a la acción, a que nos sumergamos dentro de una historia, a que nos cuestionemos cosas.

jajaja...me hiciste reír con lo del liquid paper. Bendito sea, la verdad que sí.

Saludos, nos leemos!

Rocío.

Rocío dijo...

Hola Jimeneydas! :)

Qué interesante lo que contaste!

Para empezar, no sabía que eras corrector, lo cual es fascinante. Debe estar muy bueno ese trabajo.

Y tenés razón, la primera hoja debe ser la más difícil por ese motivo: porque los autores, ansiosos por dejar atrás la hoja en blanco, la llenan lo antes posible sin detenerse a corregirla.

En cuanto a las hojas en blanco y los perros... bueno ahí tenemos un chiste para escritores acerca de qué tienen en común tan diferentes cosas, jajaja.

Saludos, jimeneydas!

Rocío.

Rocío dijo...

Hola Deigar! :)

Me alegro mucho de que te haya gustado la frase.
Cada cabeza es un mundo... interesante. ¿Y a veces no te parece que cuando escribís tu cabeza se invade de muchos y diferentes mundos, a menudo contradictorios?

¿O solo seré yo la que no puede diferenciar los pensamientos de sus personajes de los propios?
jajaa...

Saludos!,
Rocío.

Wallo Girl dijo...

Vaya vaya...coincido. Es cierto que el bloqueo la mayor parte de las veces es miedo, en el fondo... En cuanto llega el momento en el que no sabemos como seguir una frase, y vemos que pasa el tiempo y no podemos, nos entra miedo. Hasta que de repente, un día desaparece por si solo (por lo menos a mí) o utilizando alguna de las tácticas que nos pusiste en otras entradas, Roci.

Supongo que...siempre se le ha tenido miedo a lo desconocido, y escribir una historia que surge de lo mas profundo de ti...eso si que es un lugar desconocido y misterioso,y sobretodo para nosotros mismos.

O al menos esta es mi opinión.

Rocío dijo...

Hola Wallo Girl! :)

Sí, es cierto. Desaparece por sí sólo y a veces tan repentinamente como apareció. Por lo menos yo soy de cambiar mi estado de ánimo a cada rato y eso influye también. Bueno, por algo soy géminis... (¿?)

Lo desconocido me aterra porque es como la oscuridad. No sabemos con qué nos podemos encontrar.

Claro que algunas de las tácticas que puse en otra entrada me sirven y me alegra saber que a ustedes también.

Saludos, que estés bien!
Rocío.