sábado, 11 de julio de 2009

Recreo 5: Quiroga y su decálogo... ¿solo para cuentos?

Habrá sido en el 2005 o 2006 cuando mi profesora de Lengua y Literatura de entonces nos entregó a cada uno una diminuta fotocopia con el Decálogo del perfecto cuentista, escrito por Horacio Quiroga. Me acuerdo que dijo algo así como que estaba disgustada por nuestra forma de escribir y que lo que nos estaba dando podía ayudarnos a mejorar. También recuerdo que no le dio mucha más importancia que esa, lo entregó como una lectura opcional y dijo sencillamente "Para el que le guste..."

Me tomo la libertad de compartírselos en esta entrada. Porque los escritores hablan de su tarea y no hay nadie mejor que ellos para hacerlo. Quizás, porque solo ellos saben de qué se trata. Y probablemente porque solo ellos lo entienden.

Me parece que bien sirve también para los que no escriben cuentos. Ya me dirán si les fue útil a ustedes o, por lo menos, si fue de interesante lectura. Yo, que si bien soy experta en exagerar, no creo que lo esté haciendo cuando digo que es perfecto.

Disfrútenlo y, ya saben, para el que le guste...

DECÁLOGO DEL PERFECTO CUENTISTA
Horacio Quiroga

1)Cree en un maestro -Poe, Maupassant, Kipling, Chejov- como en Dios mismo.

2)Cree que su arte es una cima inaccesible. No sueñes en dominarla. Cuando puedas hacerlo, lo conseguirás sin saberlo tú mismo.

3)Resiste cuanto puedas a la imitación, pero imita si el influjo es demasiado fuerte. Más que ninguna otra cosa, el desarrollo de la personalidad es una larga paciencia.

4)Ten fe ciega, no en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con que lo deseas. Ama a tu arte como a tu novia, dándole todo tu corazón.

5)No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra adónde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la importancia de las tres últimas.

6)Si quieres expresar con exactitud esta circunstancia: "Desde el río soplaba un viento frío", no hay en lengua humana más palabras que las apuntadas para expresarla. Una vez dueño de tus palabras, no te preocupes de observar si son entre sí consonantes o asonantes.

7)No adjetives sin necesidad. Inútiles serán cuantas colas de color adhieras a un sustantivo débil. Si hallas el que es preciso, él solo tendrá un color incomparable. Pero hay que hallarlo.

8)Toma a tus personajes de la mano y llévalos firmemente hasta el final, sin ver otra cosa que el camino que les trazaste. No te distraigas viendo tú lo que ellos no pueden o no les importa ver.
No abuses del lector. Un cuento es una novela depurada de ripios. Ten esto por una verdad absoluta, aunque no lo sea.

9)No escribas bajo el imperio de la emoción. Déjala morir, y evócala luego. Si eres capaz entonces de reviviría tal cual fue, has llegado en arte a la mitad del camino.

10)No pienses en tus amigos al escribir, ni en la impresión que hará tu historia. Cuenta como si tu relato no tuviera interés más que para el pequeño ambiente de tus personajes, de los que pudiste haber sido uno. No de otro modo se obtiene la vida en el cuento.

Fuente: La imagen fue tomada de Google Imágenes y el Decálogo del Perfecto cuentista, de bibliotecasvirtuales.com

6 comentarios:

Irene Malara dijo...

Quiroga expone muchas cosas interesantes pero en algunas no estoy de acuerdo. Creo que como decálogo me gusta más el de Onetti pero igual al escribir no pienso en ninguna regla.

En cuanto al punto No. 1, debo decir que me rebelo totalmente. No me gusta tener ídolos... no sé por qué... jaja

Estoy de acuerdo con el punto No.2 ya que no eres tú quién domina tu arte sino que es el arte que te domina a ti. (wow que profundo).

Es cierto que debemos evitar la imitación pero yo creo que en nuestros primeros pasos como escritores eso es casi imposible porque a veces tratamos de emular a nuestros escritores favoritos.

Con el punto 4 estoy totalmente de acuerdo.

El punto 5 no me parece necesario al menos en mi caso. Yo a veces empiezo una historia sin saber en dónde voy a terminar. Me gusta que la historia me lleve a mí y no viceversa aunque hay muchas veces en que deseo dominarla.

Estoy de acuerdo con el punto 6. Hay veces malgastamos las palabras para parecer que somos más cultos o inteligentes. El punto 7 es casi lo mismo.

El punto 8 tiene mucho que ver con el punto 5.

El punto 9 yo creo que varía de autor en autor. En mi caso depende el momento. A veces escribo con el corazón y otra veces con la razón.

Estoy de acuerdo totalmente con el punto 10.

Bueno, aquí está mi opinión. Aunque de verdad creo que cada escritor debería crear su propio decálogo. No hay recetas absolutas ni para escribir ni para vivir.

Besos,
Irene.

Chule dijo...

Muy bueno. Quizás ayude el tenerlo en cuenta :)
Besos!!

Rocío dijo...

Hola Irene! :)

Bueno...qué opinión detallada. Me encanta cuando escriben mucho. :)

Busqué el Decálogo de Onetti porque si es que lo había leido alguna vez, ya no me acordaba.
Me gustó...pero creo que me sigo quedando con este. No sé...Me parece que los consejos de Quiroga me llegaron más a mí.

En cuanto a la imitación, estoy de acuerdo. A veces es imposible evitarlo porque no lo hacemos a conciencia.

Yo tampoco creo que haya reglas generales sobre cómo escribir (la escritura no es teoría sino práctica), pero sí cada uno tiene sus prácticas y muchas se comparten con algunos otros escritores.
Pero, por supuesto, el estilo de cada escritor también estará marcando el proceso anterior a la escritura.

Lo que intento al compartírles este tipo de cosas es que cada uno tome las cosas que le vengan bien, deseche las que no y cree las propias.

Saludos, que sigas bien!
Rocío.

Rocío dijo...

Hola Chule!

Me alegro de que te haya gustado.
Gracias por comentar!

Saludos,
Rocío.

Wallo Girl dijo...

Vaya, me temo que seguiré ese decálogo al pie de la letra, porque la verdad es que creo que es muy bueno y tiene mucha razón...

Gracias por ponerlo Rocío!!^^

Rocío dijo...

Hola Wallo Girl! :)

De nada por ponerlo!
Espero que te sirva.

Suerte!!

Rocío.