martes, 27 de octubre de 2009

Eminencias de la escritura; la frasesilla de la semana

Frasesilla en día que no le toca, pero presente siempre.

Hoy encontré esta frase que me gustó no solo para publicarla, sino también para pensar y hablar sobre un tema que debería ser el que más nos importa a la hora de escribir: lo mal que lo hacemos a veces, y lo que nos cuesta aceptarlo.

Dice así:
"Simplemente, no sobrestimar lo que he escrito;
de otro modo se me volvería inalcanzable lo que aún espero escribir."
Franz Kafka, escritor checo.
Me quedo sobre todo con la primera parte de la frase, "no sobrestimar lo que he escrito".

Hay una considerable cantidad de escritores (más aún en Internet, donde cualquiera es libre de escribir y ser leído) que escriben su primer cuento/poesía y ya están convencidos de que son una eminencia de la escritura. A mí me da la sensación de que se desubican aun cuando estén fundamentados. Quizás lo que escribieron, aunque no es lo mejor, no está mal; pero la actitud con que lo presentan lo es casi todo.
Me parece que el 99,9 % de los escritores aman lo que escriben mientras lo están escribiendo. Si no, lo dejarían o cambiarían. Cuando lo terminan, les simpatiza. Pero tiempo después de haberlo terminado...., ya es otro cantar. A veces hasta nos avergonzamos de haber escrito algunas cosas. Algunas combinaciones de palabras nos suenan "infantiles"; otras, ajenas. Ahora, cuando quizás ya estamos inmersos en otro proyecto de escritura, nos notamos superiores a eso que escribimos hace años.

Tal vez el progreso de la escritura, como práctica que es, esté vinculado con nuestra edad, además de con nuestra historia de vida (no porque lo que escribamos tenga relación con nuestra vida, sino en el sentido de que nuestros tiempos para escribir están condicionados por nuestro día a día).

¿Con qué otras cosas creen que está vinculada la manera en que vemos nuestras propias obras? ¿Con opiniones de algún lector que nos haya hecho el favor de leerlo? Si lo publicamos en algún lugar, ¿con la crítica que nos hayan hecho, con la opinión de algún "jefe"?

¿Qué hace que nos simpatice y nos parezca no-nuestro (quizás por sentirnos muy orgullosos) algo que hayamos escrito? ¿Y qué hace que, al contrario, hasta queramos darle "delete" a algún que otro cuento que escribimos y nos sintamos dispuestos a odiar?

Fuentes: De la frase, frasesypensamientos.com.ar De la imagen, Google Imágenes.

14 comentarios:

oO Mariana Oo dijo...

Experiencias reflejadas en lo que se escribe? por supuesto, al igual que la opiniones de los demás, nuestra edad, los tiempos. Todo tiene su granito de arena en nuestro montoncito de letras. Creo que también lo que leelos influye mucho, no sólo en cuestión de vocabulario sino también en la manera de ver las cosas o hasta en el estilo de escritura.

A mi también me llamó mucho la atención la primer parte de la frase. No hay que sobrestimar lo que se escribe, hay que dejar que los demás lo juzguen, habrá a quién le guste y a quién no, y siempre habrá lugar para mejorar con las críticas.

Grandiosa frase muy buen post, ;)

Saludos libelulosos

jimeneydas dijo...

Bueno, en mi caso, que soy "escribidor", a mis dos primeros textos (dos pequeños cuentos) les tengo un cariño especial, pese a que cada vez que los releo les encuentro más errores. Pero a esos dos no los edito: son como una especie de testimonio (la "historia interna del documento" dirían algunos), de que logré escribir algo por mí mismo y no tener que trabajar como editor sobre algo escrito por alguien más. Con los textitos subsecuentes sí soy más estricto y corrijo lo que voy viendo que se puede (o debe) cambiar... Pero entiendo lo que dice Kafka. Se dice que Juan Rulfo nunca publicó nada más que Pedro Páramo y El llano en llamas por el miedo de no volver a alcanzar la misma calidad.

JMH dijo...

Hola!!
Yo opino que a través del tiempo nuestro punto de vista cambia, la madurez literaria nos (dijo el mosquito) hace replantear más las cosas antes de escribirlas y la calidad va en aumento. Es como un pintor, que cada cierto tiempo cambia su estilo, y a medida que pasa el tiempo va ganando experiencia y sabiduría... Picasso pasó por muchos estilos antes de pintar el Guernica.
Lo que se debe lograr es aprender de los errores para mejorar cada día.
Hay que escribir sin importar qué, porque esa escritura va a servir al crecimiento literario.

Punto a parte:
En general, la que tiene acceso a lo poco que escribo es una amiga española, quien también me pasa sus textos para que yo los lea. Entre nosotros nos corregimos, y está bueno eso. Por ejemplo, el otro día recordamos y fijamos la diferencia entre 'solo' y 'sólo', cosa que siempre confunde.
Y no sé qué más iba a decir... jeje
Saludos!!! Ciao!!

xikitas dijo...

No nos sobreestimemos... pero tampoco nos infravaloremos mientras escribimos!!! Hay que ser realistas.
En cuanto a eso de cambiar es 100% correcto, pero es lo lógico. Somos nuestra experiencia y esta es cambiante. Escribimos como somos y hoy no soy igual a como seré en 20 años. Es lo que tiene ser humano :P

Deigar dijo...

Muy buena frase Ro. Y aunque ya dijiste todo lo que tenía en mente con la misma. Pues te digo que lo que has escrito, es lo que más nos sucede. Cuando veamos necesario,debemos sobrestimar nuestros escritos. Así nos podremos superar.

Wallo Girl dijo...

Hola! ^^

Vaya, vaya, la verdad es que me lees el pensamiento xD Estoy totalmente de acuerdo en TODO lo que has dicho, sobretodo en eso de que "nos avergonzamos" de algunas cosas.

Bueno, releyendo me he dado cuenta de que no estoy totalmente de acuerdo xD Discrepo en lo de no porque lo que escribamos tenga relación con nuestra vida. Yo creo que en toda escritura creativa (obviamente en la objetiva no) se vierten algunas cosas que tienen relación con nosotros mismos, aunque sean tan insignificantes que ni nos demos cuenta (por ejemplo, ciertas expresiones, puntos de vista, descripciones...).

En mi caso, si que hay veces que creo que escribo "para el jefe". Por ejemplo, para el concurso literario de mi instituto, me da la impresión de que siempre me esfuerzo al máximo y escribo sobre temas "sociales", porque ya lo probé una vez y me funcionó. Claro que... ¿quién puede saber si verdaderamente escribo para "el jefe" de forma inconsciente o consciente? Cuando empiezo una historia suele ser por un momento de inspiración, y simplemente dejo que las ideas fluyan. Lo "malo" es que parece que las ideas siempre fluyen para "el jefe"...
(basta de neuras literarias! Creo que más de una vez te mencioné este problema... u.u)

A ver, me he perdido xD (seré rollista...)

Yo creo que un principio nadie quiere borrar ninguna obra suya... yo creo que todos de forma premeditada o sin premeditar dejamos que "repose" un poco, luego lo reelemos y ya...decidimos.

Hoy no te quejarás, me explayé un montón xD :P

Un abrazo!

PD: Voy a responderte al mail ^^

Angela dijo...

Cuando empecé a "publicar" mi blognovela tenía 17 años -¡ya tengo 20!-, pero lo que escribí lo hice a los catorce.
A los 14, pensé que estaba bien.
A los 17, me pregunté cómo rayos tuve las agallas de mostrar en Internet algo tan espeluznante, y hoy en día entiendo que no escribo tan bien como me gustaría hacerlo, que tengo miles de fallas, y que cada día voy escribiendo un poquito mejor al anterior -o ese es el plan-.
El punto es que todavía nos falta mucho por aprender. Maduramos no solo con la edad, sino también con el tiempo que dedicamos a una determinada actividad.
Estoy segura que si hubiese comenzado a escribir a los 20 años entonces la calidad de los textos sería la misma -o peor, aunque quien sabe, de verdad que daba miedo- a lo que escribí a los 14 años.
En cuanto a tu pregunta "¿Con qué otras cosas creen que está vinculada la manera en que vemos nuestras propias obras?", yo diría que sí, con la opinión de algún lector.
Por supuesto, si alguien me dice que le gusta lo que escribo pues me pongo súper feliz, a pesar de que estoy al tanto de que todavía le falta mejora al texto.
Si alguien me dice que no le gusta lo que escribo, pues sigo adelante -al fin y al cabo que no se puede mantener a todos contentos; para gustos, colores- pero tomo en cuenta su opinión para ser incluso más crítica conmigo misma.
Porque, enfrentémoslo: NO SOY ESCRITORA. Soy APRENDIZ de escritora y probablemente lo seré durante toda mi vida.
Es bueno tener la cabeza en las nubes, y soñar con llegar a ser realmente geniales en lo que adoramos hacer. Pero todavía más importante es tener los pies en la tierra, y saber que necesitamos mucha práctica, mucho tiempo y, por sobre todo, mucha humildad para aprender y reconocer nuestros errores cuando los cometamos, para así corregirlos y alcanzar ese sueño que tenemos.
¡Muy buena entrada, Ro!
¡Saludos!

Paulina Aguilar Gtz. dijo...

Hola, me llamó mucho la atención la frase, el post y todas sus opiniones. Aquí les va mi granito de arena...La verdad, no sé quién sería tan arrogante para pensar a primera vista que su trabajo es excelente. Yo siempre estoy cuestionando mi trabajo, para hacerlo mejor cada vez que escribo y edito.

Respecto a las opiniones que los demás dan acerca de lo que escribimos, creo que no debemos basar nuestra confianza en ello. Desde mi perspectiva, la opinión más importante es la del propio escritor, pero ésta debe ser una opinión honesta. Tal vez siendo escritores novatos pensamos que nuestro primer trabajo (cuento, novela, etc) es genial, pero conforme evolucionamos como escritores nos damos cuenta que ese primer relato fue nuestro primer intento, el primer paso para convertirnos en verdaderos escritores (y no siempre es genial).

Concuerdo con la frase, pero, por otro lado, tampoco hay que pensar que lo que escribimos es un fracaso, porque por terrible que sea el texto, siempre se aprende algo de él.

Saludos :)

Rocío dijo...

Hola a TODOS/AS ! :)

Veamos...
Les respondo a varios en un mismo comentario, para no hacer un choclaso de 8 comentarios más.

MARIANA: Tenés razón, lo que leemos también tiene su gran peso sobre lo que escribimos.
A mí me parece que a uno, como escritor, debe gustarle lo que escribe o por lo menos no debería publicar nada con lo que no se sintiese satisfecho. Pero, es cierto, el cierre de la cadena lo ponen los lectores.
Aunque, claro, también se puede hacer oídos sordos y quedarse con la opinión propia. Yo no lo recomendaría.

JIMENEYDAS: Ah, sí, también está eso. Una vez que escribís algo, cada vez te exijís más y a veces podés, a vecés te quedás en el mismo lugar, y a veces, bajás un escalón. Ese es el riesgo.
¿Sabés? Marcelo Birmajer (escritor argentino)escribió una vez: "No hay tesoro más grande para el hombre que tener un par de preguntas que nadie le pueda responder". Y no sé bien cómo, pero lo relaciono con las cosas que escribimos. Será por qué la mayoría de las veces yo arranco a escribir motivada por una de esas preguntas.

Saludos,
Rocío.

Rocío dijo...

JHM: La madurez literaria. Me encantó. Y seguramente es como la madurez en general, es decir, no está taaan relacionada con la edad como se cree. Será que tiene que ver con la personalidad de cada uno, con las ganas que tenga de ir mejorando cada vez más y con la responsabilidad que le pone a la tarea.
Sí, yo también soy de la idea de que no importa si nos gusta o no lo que escribimos, si publicamos o no; igual, todo sirve para aprender, para practicar.
Está muy bueno tener a alguien que te dé su opinión sobre lo que escribís y más aún si se trata de otro escritor. Nadie va a entenderte mejor. Y además, como decís, se aprende mucho así.

XIKITAS: No, claro, tampoco nos vayamos al otro extremo. Tratemos de ver lo más objetivamente posible nuestros textos.
"Somos nuestra experiencia y esta es cambiante. Escribimos como somos y hoy no soy igual a como seré en 20 años." Exacto.

DEIGAR: Superarse es la cuestión. Pero nunca se puede llegar a superar algo que no se reconoce que se puede mejorar. Así que, apláudanse cuando sea lo justo, pero tachen también cuando sea necesario. No hay que avergonzarse por eso.

Rocío dijo...

WALLO GIRL: Ojo, yo no dije que en nuestra escritura no se viertan cosas personales. Me refería a la escritura como práctica, no a lo que escribimos. Nuestra vida del día a día se relaciona con la práctica de la escritura porque la primera determina los tiempos para la segunda.
Mmm, me dejaste pensando, ¿no será que siempre escribimos para un "jefe"? Los concursos son el ejemplo típico. Escribís a presión, podría decirse, porque tenés una fecha límite de entrega.Aunque a veces es bueno eso, sobre todo para los que a veces nos dejamos dominar por la vaguedad ^^
Sí, feliz de que te hayas explayado :)

ÁNGELA: Seguimos con el tema de la madurez. Sí, totalmente, no maduramos por ser "grandes" en edad. Depende de la práctica tanto de la escritura, como de la lectura.
(...)"humildad para aprender y reconocer nuestros errores cuando los cometamos, para así corregirlos y alcanzar ese sueño que tenemos." Todos tenemos mucho que aprender, muucho que mejorar. Me parece que se parte de la humildad, como vos decís.

Rocío dijo...

PAULINA: Coincido con vos en que la opinión más importante es la del escritor. Eso seguro. Uno tiene que estar satisfecho con lo que escribió si lo comparte.
Pero sí creo, como dije en una respuesta anterior, que los lectores cierran la cadena. Es interesante y puede ser muy útil escuchar lo que otros tienen para decir sobre nuestras obras.
Siempre me gustó definir a la escritura como una práctica necesaria y vista de ese modo, sí, siempre brinda enseñanza. Aunque escribamos una línea en días o un párrafo todo de una sentada, siempre escribiendo se aprende a escribir. Por eso es tan difícil y me cuesta tanto hablar de la escritura en general. Es difícil explicarla. Hay que escribir para saber de qué se trata, ¿no?

¡Gracias a todos/as por sus comentarios!
Hasta la próxima,
Rocío.

♪Mariana *-° dijo...

Esperen! que falto yo!
A ver...
No sobrestimar lo que he escrito..
uui, tengo un problemita ahi :S
Me ha pasado varias veces que escribo algo que realmente me gustó y cuando lo lee en voz alta otra persona me entran ganas de romperlo. Alguna palabras suenan mas infantiles de lo que pensaba o simplemente no tiene ningun sentido.
También pasa algo extraño, leo lo que escribi hace un año y me parece mejor que lo que escribí hace no se una semana..

Creo que una cosa que puede influir en como vemos nuestras obras puede ser el estado de animo.. hay veces que estoy muy animada y leo algo escrito me parece bien, ero si al día siguiente estoy un poco mas seria, termino cambiandolo todo.

De las opiniones de los lectores no encuentro salida, muchos no te dicen lo que piensan y simplemente dicen que les gusto aunque no sea cierto.
Y una cosa más, no me gusta cuando veo a alguien que dice que lo que escribe es lo mejor, que es "perfecto" , y de paso es un desastre ¬¬ aunque por suerte sólo me he encontrado dos :P

Y por último, si nos gusta algo o no depende completamente de nosotros, cada quien es muy diferente y ve las cosas a su manera o como lo cree correcto. También eso depende si lo compartimos o no, a mi me gusta compartirlo, terminado o no, me guste o no.. pero puede ser muy diferente, como mi hermana "adoptada" que escribe muy bien pero no me deja leer lo que escribe, simplemente no le gusta y la respeto, aunque me desespere xD

Y... mejor me callo porque creo que me he pasado,
me encantan las frases de la semana, pero mi cabeza aah, realmente he llegado muy tarde :(

Besos*

Rocío dijo...

Hola MARIANA! :)

No hay problema. Acá siempre hay tiempo para comentar. Te esperamos ^^

Ahh, la lectura en voz alta. Cómo puede cambiar todo una lectura en voz alta. Y más aún si se trata de algo que escribiste y lo lee otra persona. Yo no dejo que lo lean en voz alta. En todo caso, lo leería yo en voz alta. Me parece que nunca lo vas a escuchar con la musicalidad que pasó por tu cabeza al escribirlo. Y es lógico.

Es cierto, el estado de ánimo. Quizás si te ponés a escribir enojada, matás a todos los personajes, jeje. O quizás si estás muy contenta te queda un texto muy meloso. Lo ideal es corregir en frío, bien tranqui...

A mí, en general, me pasa como tu amiga, no me gusta compartirlo. Menos si no está terminado. A veces lo hago, pero no es común.
Depende de cada uno.

¡Gracias por comentar siempre!
Saludos,
Rocío.