martes, 20 de julio de 2010

Srta. Idea, deje su mensaje después de la señal

Srta. o Sra., quién sabe, quizás la idea esté casada o no. Aunque ahora nadie se casa...

En fin. No sé cómo empezar a escribir otra entrada en el blog después de tanto tiempo. Me olvidé cómo lo hacía. Y desde que le puse el título a la entrada, no me acuerdo qué era lo que les quería decir.

Entonces, hasta que vuelva a acostumbrarme a todo esto, voy a improvisar un poco. ¿Me dejan?

Las ideas, como creo haber dicho alguna vez en otra entrada, son la razón de ser de la escritura. Tener una idea que da vueltas por la cabeza es la primera instancia de, digamos, la preparación para la escritura.

Pero se me ocurre que esto es algo así como la historia del huevo y la gallina. Es decir, ¿tengo una idea y por eso escribo o quiero escribir entonces busco una idea?

Si tengo que elegir entre qué llega primero si la idea o las ganas de escribir, yo me tiraría a que llega primero la idea. Si bien no descarto que a veces una idea sale en rescate a las ganas de escribir, me parece que a mí por regla general me ha pasado lo primero en más ocasiones.

Me parece que la idea es la que trae ese interés por la expresión. Es el entusiasmo por tener esa idea lo que hace querer transmitirla.

Pero resulta que algunos teóricos de la literatura que, por supuesto, saben un millón de cosas más que yo, opinan que esa idea principal que hace desencadenar la escritura no es más que la respuesta a las cosas que leemos. Como si la escritura fuese una manera de responderle a las obras que hemos leído antes. Pero acá nadie habla de autores. Acá son las obras mismas las que se comunican entre ellas. Se interrelacionan, sin la intención del autor o con ella.

Y de ahí, la frasesilla que escribí para esta semana:

"La escritura es eso que pasa cuando la lectura
es tan movilizadora que nos obliga a decir algo en
respuesta".

Lo creo totalmente. Uno inconciente o concientemente aprende a escribir de lo que lee. Aprende de lo que admira lo que quiere que sea su obra y aprende de lo que le disgusta o aburre lo que quiere descartar en su obra. Es mágica la manera en que las obras se hablan y se influyen. Se agregen y se modifican, según la imaginación de cada autor.

A veces nos damos cuenta. A veces no.

¿No les hace esto imaginarse un gigantesco árbol genealógico en el que todas las obras están emparentadas?

Y sí, me van a decir "Algunos libros son únicos". Bueno, pensemos entonces cuántos han salido de esos. ¿Vieron? Siempre se pueden vincular con algún otro. Ya sea por la trama, el final, el título, el tema, la manera de narrar, los personajes; lo que sea.

Hay lazos invisibles entre las obras como los hay entre quienes las producen.

Y este es otro motivo para maravillarse ante la literatura y para apreciarla: brinda un sentimiento como de pertenencia. ¿Lo que escribimos es totalmente nuestro alguna vez? Y si no, ¿con quiénes lo compartimos? Con los personajes, con los autores (a través de sus obras) y con los lectores.

¿Sigue siendo la escritura una actividad tan solitaria como se la piensa?

¿Alguna vez sintieron que lo que estaban escribiendo bien podría haber sido sacado de algún otro libro/algún otro autor? ¿Creen que esta influencia es positiva o negativa, o ambas?

P.D: Ya que hablamos de actividades comunitarias, ¡feliz día del amigo para todos/as! =D

4 comentarios:

Angela dijo...

¡Sí, EscrituraLandia vuelve con una entrada más que acertada y suculenta!

Ahora, para responder a la pregunta tirada al aire...

Yo creo que, además de lo que leemos, nuestra escritura se ve influenciada por otras formas de expresión, de comunicación, de contar historias.

No me refiero solo a las experiencias de nuestra vida (que eso indudablemente influye en lo que somos y en lo que escribimos), sino también en las películas, series, música o inclusive novelas gráficas que nos gustan.

Y no influyen solo en el tema o las ideas que podamos tener para escribir, sino también en la forma en cómo escribimos.

Por ejemplo, nunca me canso de decir que a mí el manga me ha influido más en mi forma de escribir que algún libro o algún autor. Y creo que lo que escribo refleja un poco esto, ya que, por ser soportes diferentes para contar historias, una novela y un manga tienen diferentes recursos para contarnos algo.

Y yo intento que mi escritura "traduzca" algunos elementos del manga (que lo logre es otra cosa que podríamos poner en juicio, pero creo que eso no viene al caso ahora, jaja).

Probablemente, de no ser por Clamp, Jun Mochizuki o Ryu Fujisaki, yo no escribiría lo que escribo ni cómo lo escribo. Ellos me han influido más que mis escritores favoritos, que son Stephen King y Roger Zelazny.

Así que no, la escritura no es una actividad solitaria. De alguna forma, mentes e ideas de otra persona influyen en las mías, en las tuyas, en las de él y en las de ella.

Y quizá nuestras mentes y nuestras ideas inspirarán algún día nuevas letras (o, ¿quién sabe?, nuevas películas, canciones, mangas o series. De todo puede pasar en este mundo, jejeje).

No sé qué les parecerá a los demás...

Saludos, Ro. Qué bueno que EscrituraLandia regresa, que se le extrañaba mucho :)

Deigar dijo...

Ya extrañaba tus entradas llena de pensamientos y reflexiones acerca de la escritura.
Por mi parte, creo que la idea viene primero e impulsa a escribir.

¡Feliz Día! (no sabía que era día del amigo)

PD: A ver si la Srta. Idea (creo que es soltera), se digna a hacer acto de presencia.

¡Saludos!

Chule! dijo...

Primero que nada: feliz día del amigo!!! (ya sé, atrasado, pero bué :P)

Con respecto a la entrada, ¿cuántas veces hemos sufrido porque queríamos escribir algo y no se nos ocurría nada? Jajaja. Pos suerte, siempre tenemos a mano ese libro que tanto nos gusta... porque si para algo le sirve a un escritor ser un lector ávido, es para inspirarse. Y no hablo de plagio, eh, sino de encontrar en una frase o palabra esa idea que se nos escapaba...

Un saludo, Ro!! Y que bueno que vuelva Escrituralandia!!

JMH dijo...

Holaaaa!!!!
uuuhh... Angela se inspiró! Y ahí está! Vos diste la pregunta y le aparecieron las ideas para escribir el comentario... =P

Bue... para mí que todo influye, hasta cómo dormimos la noche anterior (peor si se sufre de insomnio XD). En mi caso (que no es que haya escrito un libro, pero algunas paginas de cosas tengo)la idea tiene que surgir para que luego la escriba.

Como que comparando, mis pocos textos no podrían pertenecer a un libro publicado de buena calidad... =P. Pero las ideas tal vez... ciertamente influye todo lo que leamos, veamos, etc...

Bueno, me voy a estudiar.
Saludos!!!