jueves, 19 de agosto de 2010

Antes de comenzar a escribir, localice las salidas de emergencia

Esta es la cuarta vez que empiezo a escribir esta entrada. Recién hoy me dedico a terminarla, por varias razones.

Una de ellas, que es la quiero compartir, es que hoy es el aniversario del fusilamiento de Federico García Lorca y no quería que este blog, dedicado a los escritores, se olvidara de uno que debe recordar. Así que quería que apareciera hoy, por eso acá está la entrada. Como pequeño y muy humilde homenaje, les quiero compartir un pedacito de una de sus poesías que se llama Cielo vivo y que, entre otras cosas que me produce, me gusta mucho:

Yo no podré quejarme
si no encontré lo que buscaba;
pero me iré al primer paisaje de humedades y latidos
para entender que lo que busco tendrá su blanco de alegría
cuando yo vuele mezclado con el amor y las arenas.

Vuelo fresco de siempre sobre lechos vacíos,
sobre grupos de brisas y barcos encallados.
Tropiezo vacilante por la dura eternidad fija
y amor al fin sin alba. Amor. ¡Amor visible!

_____________________________________________

Y ahora, después de estas palabras, ¿cómo digo yo, hormiga aplastada cayéndome del mapa, algo medianamente `leíble`? No voy a poder, así que me arriesgo y que salga lo que salga.

Con lo que escriba a continuación doy por inaugurada la nueva sección del blog que se llama "Diario de mi historia", en la que, como ya les habré dicho, espero dejar algo así como un diario íntimo de mi proceso de escritura, en el más largo que he estado y todavía estoy de mi vida. Para los que acaban de sintonizarme, les cuento: hace años luz que estoy escribiendo una novela y no logro terminarla. No porque quiera que sea larga, sino porque tardo muchísimo en conformarme con lo que voy escribiendo. No exagero. Muchísimo. De mucho mucho.

Por razones cabaleras, no voy a decir cómo se titula mi novela (empieza en "E", adivinen, jeje) pero sí que eso es lo primero que siempre me ha salido antes de empezar a escribir: el título. Abro una página de word. Con la idea que tengo, escribo un título y lo guardo. Rara vez lo cambio más adelante.

El rompecabezas comienza cuando empiezo a escribir oraciones. Arranco narrando circularmente, peeero por el final. El final es lo primero que escribo.

Tengo la malísima costumbre de que cada vez que me compro un libro leo la última oración antes de empezar. Solo la última oración. Únicamente así estoy lista para volver al principio y empezar. Y, claro, ver cómo se las ingenió el autor para llegar hasta aquella última oración que ya para cuando llego al final me he olvidado.

Así tal cual escribo. La última oración de mi novela me ha dicho cuál iba a ser la primera. Obviamente, el final sí suele verse afectado por modificaciones a medida que lleno las páginas, pero la idea se mantiene. Y me gusta que sea así porque busco que haya un hilo conductor común. Muchas sorpresas, sí; pero algo común.

Pero, ¿por qué es así? ¿Por qué me siento a escribir y lo primero que busco son las salidas de emergencia? Supongo que porque necesito saber hacia dónde hacer correr a mis "chicos" (manera en la que yo llamo a mi conjunto de personajes, no hagan caso) durante toda la historia. Saber que hay una salida al final, me hace escribir tranquila. Como así también me aseguro, parcialmente, de que ellos no se me frenen a mitad de la historia, giren la cabeza hacia mí y me pregunten ¿y ahora qué?

Así, estando yo y ellos tranquilos, empecé mi historia. Cómo la seguí, será tema del próximo diario.

¿Les pasa o pasó algo parecido? ¿Cómo arrancan ustedes sus historias? ¿También ponen el título y escriben el final primero? ¿Creen que siempre escribimos con una misma estructura? Y si no, ¿por qué no?
Fuentes: De las imágenes, Google Imágenes. De la poesía, Tinet.cat

5 comentarios:

Alma Errante dijo...

Tienes razón, yo muchas veces empiezo también mis historias por el final. Me ha hecho mucha gracia lo de leer la última oración de un libro, porque yo suelo hacerlo con casi todos los libros que leo.^^ Interesante costumbre, ¿no?

Besos

Angela dijo...

Yo confieso que también me da por leer (a veces) la última oración de un libro, pero no es por algo tan "profundo" como lo que cuentas. Solo por pura curiosidad xD

Pero algo que no puedo hacer es escribir en desorden, o escribir el final, o una oración final... sin antes haber escrito el inicio :s Soy demasiado vertical, debo seguir jerarquías y órdenes... si no, me hago enredos sola :(

Eso de escribir por escenas, o tener lista la última oración, o el último párrafo, no lo consigo, aunque también confieso que he estado tentada a intentarlo :P

Pero que no esté en papel (o en un archivo de la compu) no quiere decir que no sepa cómo terminará la novela. Es solo que no sé con cuáles palabras exactamente :P

ReimerGhost dijo...

Uff ps yo no veo el final xD aunq amo el spoiler en todo lado xD o que la gente me cuente como va el libro, al fin y al cabo sucederá, nadie lo cambiará...

Como creo que he comentado antes, yo escribo realmente de forma "caótica" (y muy buen adjetivo xD) El juego es sencillo, hacer las piezas del puzzle y luego ordenarlas como se me antoje, quizá tenga un final definido... pero de pronto se me ocurre otra idea que pueda ocupar su lugar.

Eso si en mi caos creo q solo yo me entiendo xD al final de cada capitulo tengo muchiiisimas anotaciones de lo que haré con los personajes, o la aparición de nuevos, que quizá pueden durar capítulos en que aparezcan o tengo hojas sueltas

Bn xD hablo demasiado :$ Nos vemos en otro coment

Saludos!!
Rei ^^

P.D.: Confieso que me dio flojera tremenda leer lo que me quedaba de artículos dsd el que posteé, asi que me salté hasta Julio, fui leyendo pero no comentando muejejeje

kittyfilm dijo...

Yo también llevo mucho tiempo escribiendo mi historia. Tengo muchas libretas de anotaciones, cada cosa que se me ocurre lo apuntó, me sirva o no me sirva para mi historia.

He corregido mi escrito más de treinta veces. Por eso creo que tampoco le he avanzado mucho.
Mi historia es de fantasia (típico), donde se desarrolla en la época prehispánica.

Tengo también libretas con diseños de personajes. Debido a que menciono demasiadas criaturas fantásticas con sus costumbres y jerarquías.

El título de mi historia lo tenía desde antes de empezar a escribir. Con eso lo tomó de referencia con lo que deseo plasmar en mi historia.

Cómo casi no estoy familiarizada con la época prehispánica. Estoy comprando muchos libros de historia, calendarios mayas y, aztecas, Libros de leyendas de está época. En fin mucha lectura.

Sobre la costumbre de leer la última página, solamente lo hice con los libros de Harry Potter.

Alexandra dijo...

Hay un gran libro, que comienza con el final. Y lo mejor que tiene, es que el resto de la novela, uno se pasa "cruzando los deditos" para que no ocurra lo que de antemano sabemos.

Gabriel García Márquez, se anotó un diez con "Crónica de una muerte anunciada".

Quizás sea de mucha ayuda, tener bien claro el final y comenzar a escribir con éso.

En mi caso, mis "chicos" llevan cerca de un año preguntándose "¿Y ahora, qué?".

¡Rayos! ¿Dónde dejé la inspiración?
Salu2.