domingo, 26 de enero de 2014

Leer susurros; la frasecilla de esta semana

Podría escribir largo y tendido sobre Rosamunde Pilcher. Por qué la admiro como mujer y escritora, por qué sus novelas y cuentos me llegan más que ningunos y por qué necesito leerla todos los veranos. Ella vive en Escocia y tiene 89 años. Yo vivo en Argentina y tengo 23. Estoy bastante segura de que no sabe quién soy. La mayoría de las personas que conozco no tiene idea de quién es ella.
Sin embargo, se me ocurre que no somos desconocidas. Sospecho que alguna vez pasé por su mente. No yo Rocío, pero sí yo lectora lejana. Y ella llegó hasta mí a través de sus historias. No nos conocemos, pero no somos igual que extrañas.
Por eso, cada vez que empiezo a leer uno de sus libros, siento que vuelvo a encontrarme con una amiga para tomar un café y discutir la vida. Cada vez que abro una de sus novelas siento que solo estamos nosotras dos en mi habitación bajo una lucecita y su libro es ese secreto que ella me confía al oído.
Y ese, colegas, creo que es el pago más lindo al que un escritor puede aspirar. Esperar que un desconocido allá, en la distancia, se vuelva su confidente.
Escritores, hoy les propongo que no escriban para posibles lectores, sino para uno solo. Ese que el día de mañana puede tomar uno de sus libros de una biblioteca y tirarse en algún lado, a escucharlos.
Esta es la frasecilla de la semana:
 
"En ocasiones pienso que el premio de quienes escribimos duerme, tímido y virginal, en el confuso corazón del lector más lejano".
Camilo José Cela, escritor español.

¿Se te ocurre algún autor con el que tengas esa clase de relación? Dejame tu comentario, así no me siento tan sola.

Fuentes: De la frase, Proverbia. De la imagen, Google Imágenes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

...Eres lo que escribes...