viernes, 9 de febrero de 2018

Narradores: nuestro ejército de Saruman

De todos los personajes que inventamos al momento de escribir una historia, el narrador tal vez sea el más importante. Será el encargado de trabajar para nosotros, ya que en él depositamos la tarea de contar lo que ocurre, narrar los hechos. 

Hay distintos tipos de narradores:
  • El narrador PROTAGONISTA será aquel que cuenta la historia en primera persona, ya que lo que narra le sucedió a él mismo. Es el protagonista de los hechos que menciona. 
  • El narrador TESTIGO suele ser un personaje secundario (usa la primera persona generalmente) que se limita a narrar aquello que vio o escuchó. Las acciones no le sucedieron a él, sino al protagonista, que es otro personaje. 
  • El narrador OMNISCIENTE se llama así porque lo sabe todo sobre la historia que cuenta. Narra en tercera persona y conoce no solo los hechos que acontecen, sino también lo que sienten y piensan todos los personajes. Si bien no interviene ni tiene un papel en la historia (como los dos anteriores), se lo considera aun así un personaje, que ve todo desde afuera y fue inventado por el escritor solamente para narrar. 
 Bien. Ahora que sabemos la teoría, podemos romper algunas reglas. No necesariamente debemos elegir uno de los tres tipos de narradores para toda la historia. Podemos combinarlos sin complicar demasiado el hilo narrativo (para que el lector pueda seguirnos). Hay muchas maneras de jugar con los narradores y darle un toque más original a nuestra historia. Por ejemplo:

TÉCNICA 1: POLIFONÍA (distintas voces para contar una misma historia)
En muchas novelas se utiliza la idea de que en cada capítulo se cambie el narrador. Por ahí se elige a un personaje protagonista para que narre el primer capítulo. Luego se elige a otro para el segundo; en el tercero tal vez el que cuente los hechos sea un testigo, etc. Es una técnica interesante ya que le ofrecemos al lector distintos puntos de vista de una misma historia, lo que puede enriquecerla. En este caso, debemos tener cuidado de que no resulte aburrido contar lo mismo otra vez desde otra perspectiva, por eso es importante que cada personaje aporte algo distinto o narre un fragmento diferente de la misma historia. Nota: como ayuda para el lector, se suele aclarar al comienzo del capítulo cuál de los personajes lo narrará, simplemente escribiendo su nombre.

TÉCNICA 2: EL NARRADOR SORPRESA
La historia puede comenzar siendo narrada por un omnisciente, en tercera persona, para luego en un punto culminante sorprender al lector transformando a ese narrador en protagonista. Con una frase como: "Esta es mi historia, yo soy ese niño que fue abandonado. Hoy me encuentro viviendo en..." También el lector puede no saber quién es que narra la historia hasta el final.

TÉCNICA 3: LA PERSONIFICACIÓN DEL NARRADOR
El narrador puede no ser una persona. Podemos atribuirle la capacidad de narrar a un objeto (ej: una valija que cuenta la historia de su vida pasando por distintos dueños y países), un animal (ej: en cuentos infantiles puede narrar un oso, un conejo o un ser sobrenatural) o incluso algo abstracto (ej: en "La ladrona de libros", de Markus Zusak, la que narra la historia es La Muerte personificada, es decir, como si fuera una persona). 


TÉCNICA 4: EL NARRADOR SE FUSIONA CON EL LECTOR

Habrán notado que en ninguna de las opciones de tipos de narrador mencionadas más arriba figura la segunda persona. Los narradores protagonista y testigo narran en primera persona y el omnisciente, en tercera. Pero, existen textos como los muy conocidos "Elige tu propia aventura" en los que la historia está narrada en segunda persona, siendo el lector el protagonista de los hechos que ocurren y el responsable de narrar la historia, ya que debe elegir mientras lee cómo prefiere que continúe.
______________________


Hay tantas posibilidades de jugar con los narradores como escritores hay. Apelen a su creatividad. Pensar qué historia quieren contar no es suficiente para escribirla. También hay que planificar cómo se la quiere contar y en este punto la elección del narrador o de una técnica es fundamental. Tanto que puede ser el punto que marque la diferencia en tu historia, que la vuelva original. Sin embargo, no es cuestión de hacer una elección azarosa. Como escritores, tenemos que encontrar la mejor manera que nuestra historia requiere para ser contada, sin forzar nada.

Así, cual ejército de orcos de Saruman, vamos mezclando elementos para crear narradores que trabajarán para nosotros, defenderán nuestra historia y la llevarán a la victoria.

Fuente de las imágenes: GoogleImágenes.

No hay comentarios: